10
mar

Audiencia con el Papa Francisco en Roma

El pasado día 7 de marzo tuve la oportunidad de compartir unos momentos con el Papa Francisco en Roma junto al  grupo de recreación histórica “Caballeros de Exea”, en Audiencia con motivo del 950 aniversario de la visita de Sancho I de Aragón, y V de Pamplona, más conocido por su nombre de pila, Sancho Ramírez a Roma.

Entre los ideales de Sancho Ramírez (1043-1094) estaba la europeización del reino, de ahí su peregrinación a Roma, cuyo viaje realizó en el año 1068. El rey aragonés se denominó “soldado de San Pedro” y colocó el reino bajo ese patronazgo apostólico. Años después completó su sumisión al Papa decidiendo pagarle un censo de 500 mancusos de oro al año, que se empezó a pagar en 1087.

Otra efeméride se añade a esta, que da pie al encuentro con el Santo Pontífice, también se celebran los 900 años de la toma de Zaragoza por Alfonso I “El Batallador”, hijo del citado Sancho Ramírez. En este caso la conquista se hizo con la bula papal de Gelasio II.

Durante la Audiencia, obsequiamos al Santo Pontífice, entre otros, con varios objetos como una capa característica de la indumentaria de los “Caballeros de Exea” bordada con la cruz que está acuñada en una moneda de Alfonso I de Aragón y con un broche central a la altura del pecho que lleva bordado el escudo actual del Papa; una biblia trascrita en fabla aragonesa; el libro “Idea de Exea”, de Ferrer y Racaj, un compendio histórico de la Villa de Ejea de los Caballeros. El Primer documento conjunto de la historia de Ejea escrito en 1790 y una placa de piedra armera de la Corona de Aragón que contiene una réplica de los escudos que son considerados los más antiguos del Reino de Aragón y que pueden ser admirados en el Museo de Zaragoza. Se representan las tres armas más antiguas del Reino por medio de tres escudos: en el centro la señal de la cruz de Aragón (las cuatro barras de gules rematadas por un yelmo coronado sobre el que descansa la parte superior de un dragón alado, el dragón de San Jorge), a la izquierda la Cruz de Iñigo de Arista, y a la derecha la Cruz de Alcoraz, estos dos últimos sostenidos por dos ángeles custodios, vestidos de pontifical.

Tras la entrega de obsequios, le pedimos al Pontífice que medie para que la Iglesia cumpla las sentencias que obligan a Cataluña a devolver a Aragón los bienes eclesiásticos aragoneses depositados en esa Comunidad.

Al día siguiente, fuimos recibidos en la Embajada Española en Roma por el embajador Jesús Manuel Gracia Aldaz natural de Zaragoza.

Gracia es el máximo representante legal de España en Italia y San Marino. Nombrado por el Consejo de Ministros, dirige el trabajo de todas las dependencias de la Embajada y negocia en nombre de España.

Le trasmití el motivo de la visita a Roma y al Vaticano y le he obsequiado con dos de los documentos más importantes del archivo histórico de Ejea: Las Ordinaciones Reales de la Villa de Exea de 1688 y los Privilegios Reales de la Villa.

Para finalizar, visité el Museo Capitolino, lugar donde se encuentra el “Bronce de Ascoli” y cuya reproducción figura en el despacho de Alcadía del Ayuntamiento de Ejea. En dicha tabla de bronce figuran los nombre de varios ejeanos que consiguieron la ciudadanía romana tras la Guerra de los Aliados.

Foto grupal con Embajador de España en Italia

Leave a Reply